Un grupo de cuencanos con visión de futuro, fundaron Mutualista Azuay, contando con el apoyo del Doctor Roque Bustamante Cárdenas, que fue el creador y mentalizador del mutualismo en el Ecuador. Esta iniciativa tenía una gran proyección social, pues se trataba de promover la virtud del ahorro, para canalizarlo a través de mecanismos idóneos con miras a satisfacer una de las necesidades fundamentales del ser humano: LA VIVIENDA.

El Gobierno Nacional dio su respaldo, expidiendo el respectivo Decreto Ejecutivo en el mes de agosto de 1962, con el Reglamento Especial para la creación y funcionamiento de las asociaciones mutualistas en el país. Luego de la vigencia de la legislación necesaria, los padres de esta iniciativa con profundo sentido de servicio solicitaron al Banco Ecuatoriano de la Vivienda (BEV), la autorización para formar la Comisión Organizadora de Mutualista Azuay. La autorización fue concedida, lo que dio paso a la búsqueda de los suscriptores de capital. Los libros de actas señalan que un total de 796 ciudadanos cuencanos suscribieron acciones y aportaciones por el valor de 374.000 sucres. Habiendo cumplido con los requisitos legales pertinentes, el Banco Ecuatoriano de la Vivienda expidió con fecha 22 de julio de 1963 la Carta Constitutiva, autorizando a Mutualista Azuay a operar en el país.

El 01 de septiembre de 1963 Mutualista Azuay abre sus puertas al público, en un pequeño local ubicado en el Banco del Azuay, hoy Municipalidad de Cuenca. 

Desde noviembre de 1979 atiende en su edificio propio, ubicado en la esquina de las calles Bolívar y Hermano Miguel.

Twitter Facebook
dual